Lubricantes comestibles… ¿Y eso cómo se come?

Los geles íntimos no solo sirven para ayudarnos a tener unas relaciones sexuales placenteras sino que también pueden convertirse en tus perfectos aliados usándolos como juguetes eróticos para avivar la llama con tu pareja.

Si todavía no sabes cómo sacarle partido a estos lubricantes íntimos que se comen hoy te contamos cómo jugar con ellos pasito a pasito.

  1. Lo primero que debemos hacer es quitarnos las manías y ver los lubricantes comestibles como unos aliados de nuestros preliminares en pareja. Te ayudan a disfrutar de un sexo más placentero y eso no debe ser ningún tabú ni generarnos ningún reparo, sino todo lo contrario.
  2. Si sufres de sequedad vaginal, lubricas poco o te atreves a probar el sexo anal, necesitarás de un buen lubricante para completar tus relaciones íntimas. ¿Qué mejor que usar uno comestible con sabores?
  3. El plus de los lubricantes comestibles es que, a diferencia de los que no lo son, pueden ser ingeridos y, por tanto, son aptos para el sexo oral. Añade diversión a tus relaciones probando sabores nuevos 😉
  4. Del mismo modo que cualquier otro lubricante, los comestibles se aplican sobre los genitales o encima del preservativo colocado para disfrutar de sus beneficios. Una vez aplicado podrás practicar sexo oral, pasar un buen rato y terminar con sexo convencional.

Es importante tener confianza con tu pareja y poder hablar con ella de cuestiones tan básicas como qué sabores os gustan más y cómo os gusta más usar los lubricantes comestibles. Hay quien se siente muy cómodo practicando sexo oral mientras que otras personas prefieren evitarlo.

Conoce tus gustos y los de tu pareja y aprended juntos a disfrutar de vuestras relaciones. Seguro que una buena charla contribuye a mejorar vuestra satisfacción sexual.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *